Tras un 2020 que muchos prefieren olvidar, la industria del automóvil parece mirar con cierto optimismo a este año. Las previsiones de los expertos señalan que las ventas de coches se incrementarán en 2021  gracias a la llegada de las vacunas, la preferencia de los usuarios por moverse en coche particular y la aplicación del ‘Plan de Impulso a la cadena de valor de la Industria de la Automoción’, contemplado en el proyecto de presupuestos generales del Estado.

De hecho, las previsiones de ventas de coches para 2021 del último informe de ‘Arval Mobility Observatory’ señalan que veremos un crecimiento del 23,2%, llegándose a alcanzar las 1.241.565 unidades vendidas. La concienciación de la población, la estricta normativa de emisiones de CO2 de la Unión Europea, la situación económica, los cambios en la movilidad y la digitalización del sector de la automoción son algunos de los pilares sobre los que se sostendrán las nuevas tendencias de la industria. La pregunta es: ¿Cuáles serán estas tendencias?

Necesidad de adaptarse a un nuevo perfil de cliente

Estudios como el informe ‘Deconstruyendo al consumidor’ elaborado por EY-Parthenon revelan que, a causa de la pandemia del coronavirus, el vehículo particular será durante los próximos años el gran favorito entre los usuarios para llevar a cabo sus desplazamientos. Sin duda, son grandes noticias para la industria, pero hemos de ser conscientes de que también deberemos enfrentarnos a un perfil de comprador totalmente distinto al que estábamos habituados hasta 2020.

Hablamos de un cliente cuyos hábitos y necesidades a la hora de comprar un coche han cambiado y al que deberemos adaptarnos si queremos potenciar las ventas de coches. En 2021 los usuarios prestarán especial atención al precio, prefiriendo pagar por el uso del coche mediante una financiación flexible que adquirirlo en propiedad. También serán usuarios más cómodos, prudentes y digitales, optando por investigar en Internet antes de comprar un coche y hacer prácticamente todas las gestiones online, lo que potenciará la transformación digital.

Más SUV, pero también más ‘ECO’

La transición ecológica será uno de los grandes pilares de la economía y la política en los próximos años, pero los clientes siguen prefiriendo los SUV frente a otro tipo de vehículos más razonables en términos de eficiencia. Es por ello que la oferta de modelos de corte campero seguirá en auge durante los próximos años, dominando las listas de ventas de coches.

Eso no impedirá que la normativa en materia de emisiones, la incertidumbre de los consumidores y la concienciación de gran parte de la población repercutan directamente en una reducción del parque de vehículos diésel y en una apuesta más decidida por parte de los fabricantes y usuarios en la utilización de mecánicas y alternativas menos contaminantes.

Esto dificultará las ventas de coches propulsados por combustibles tradicionales, que siguen siendo la gran mayoría, tanto en el caso de los particulares como, especialmente, en el de las empresas, que se esforzarán por transmitir una apariencia más “verde”. En este sentido, deberemos explotar al máximo nuestra capacidad para cerrar con éxito la venta  de diferentes tipos de vehículos.

Precios atractivos, financiaciones flexibles

La economía se ha visto resentida a causa de la pandemia del coronavirus y, a consecuencia de ello, los clientes son más prudentes a la hora de gastar su dinero y más reacios a comprometerse durante largos períodos de tiempo. Es por ello por lo que resultará indispensable contar con una atractiva política de precios para recuperar las ventas de coches en 2021; y lo que es más importante, debemos ser capaces de ofrecer opciones de financiación flexibles.

Aunque todavía muchos particulares seguirán optando por la compra directa, las opciones de renting flexible se llevarán una buena cuota del mercado, liderando una vez más en el sector empresas. Los compradores de coches nuevos en 2021 valorarán muy positivamente la oferta de servicios adicionales al producto que mejoren la experiencia de compra, como por ejemplo, ahorrarse desplazamientos innecesarios al concesionario o al taller para pasar las revisiones. Esto está estrechamente relacionado con la transformación digital que está viviendo el sector de la automoción.

La digitalización del sector de la automoción es inevitable

Si tenemos en cuenta que el 70% de los fondos del ‘Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia’ irán destinados a los proyectos de digitalización y transición ecológica que se pondrán en marcha este 2021, es fácil hacerse una idea de la importancia que la transformación digital va a adquirir en los próximos años en el sector de la automoción. Limitaciones de movilidad, miedo a los contagios, incremento del teletrabajo… poco a poco los usuarios nos vamos acostumbrando cada vez más a realizar las compras y gestiones en línea.

Esto pone de relieve que este año lo digital será lo prioritario , y hay que estar preparados para ello. La aplicación de tecnología permite a los concesionarios ofrecer un plus de comodidad a los clientes, hacer más segura la compra de un vehículo particular y lograr una mayor eficiencia en todos los procesos, lo que contribuye a aumentar la competitividad .

 

Como ves, este año los grandes protagonistas serán la electrificación, las opciones de financiación flexibles y la digitalización del sector de la automoción, con un aumento significativo de las ventas de coches, especialmente en el segmento SUV ¿Ya estás listo para el cambio?