Tras un 2020 que muchos prefieren olvidar, la industria del automóvil parece mirar con cierto optimismo a este año. Las previsiones de los expertos señalan que las ventas de coches se incrementarán en 2021  gracias a la llegada de las vacunas, la preferencia de los usuarios por moverse en coche particular y la aplicación del ‘Plan de Impulso a la cadena de valor de la Industria de la Automoción’, contemplado en el proyecto de presupuestos generales del Estado.

Vivimos en un contexto empresarial y económico complejo, globalizado y competitivo donde la digitalización del sector de la automoción se ha abierto paso de forma casi inesperada. Este entorno ha llevado a que la gestión de procesos se haya convertido en una necesidad de las empresas, ya no solo para tener éxito, sino incluso para subsistir. El modelo de gestión de procesos constituye el marco organizativo ideal para llevar a cabo planes de mejora continua, optimización de gastos y aprovechamiento de recursos.

El nuevo cambio de paradigma provocado por la pandemia del Covid-19 ha acelerado la necesidad ahora ya obligatoria de digitalización de los procesos del sector de la automoción, la cual nos permite anticiparnos a las nuevas exigencias del mercado y del medio ambiente , estando más y mejor preparados para afrontar el desafío que supone el contexto social y climático actual, así como las necesidades del mercado y del planeta.

¿Qué es la gestión de procesos?

La gestión de procesos es la administración, optimización y mejora continua de los procesos productivos de un negocio, que en el caso del sector de la automoción van desde la fabricación o ensamblaje del vehículo hasta su comercialización y servicio post venta. Es decir, abarca distintas áreas de conocimiento. El objetivo de la gestión de procesos es la eficiencia de todos los procesos productivos, motivo por el cual evalúa e implementa medidas que contribuyan a este fin.

El ciclo de mejora continua de los procesos es también conocido como ciclo de Deming o PDCA (plan-do-check-act), que en castellano se traduciría como PHVA (planificar-hacer-verificar-actuar). Veamos en qué consiste:

  • Planificar consiste en localizar los procesos susceptibles de mejora, estableciendo los objetivos a alcanzar. Para ello, mantente en contacto con tus clientes, escucha a tus empleados, busca herramientas de optimización…
  • Hacer significa implementar lo planificado, aplicar las mejoras propuestas.
  • Verificar que todo funciona según los objetivos marcados por el concesionario o el fabricante tras un período de prueba. Es aplicar un control de gestión de procesos para poder modificar aquello que no funciona.
  • Actuar de acuerdo con los resultados obtenidos una vez superado el período de prueba. Si las medidas tomadas funcionan, periódicamente volveremos al primer paso para seguir mejorando. En caso contrario, habrá que mejorarlas o desecharlas y buscar otras nuevas.

Gestión de procesos vs. Gestión por procesos

La gestión por procesos es una disciplina de gestión empresarial holística que va un paso más allá de la gestión de procesos, estableciendo una visión de la organización a través de sus procesos para alinearlos con la estrategia definida. Es más complejo, ya que intenta ver el negocio como una cadena de procesos que tienen como punto de partida el cliente y, como destino, ese mismo cliente y su satisfacción.

Requiere de la creación de un mapa de procesos, que es la representación gráfica de la interrelación existente entre todos los procesos y subprocesos del concesionario para conocer de forma detallada y exhaustiva el funcionamiento de los mismos y de las actividades que se llevan a cabo. La gestión por procesos implica la gestión de procesos y nos aporta una visión global del negocio como un conjunto de procesos interrelacionados, orientados a la satisfacción de los clientes.

Herramientas para la gestión de procesos en el sector automoción

Como señala Miguel Morenés, “la digitalización del sector de la automoción pasa por buscar constantemente la optimización de procesos para adaptarse a la demanda de los usuarios”. Para seguir siendo competitivos en plena era digital  es necesario recurrir a herramientas de organización digitales que nos permitan optimizar, estandarizar y digitalizar todos los procesos asociados a la vida útil de un vehículo. Eso es precisamente lo que te proponemos desde iDocCar.

Ofrecemos una herramienta de gestión que permite la transformación de los procesos manuales de los concesionarios en procesos gestionados por expedientes y tareas automatizadas. Gracias a ello, los concesionarios se benefician de importantes ahorros en tiempos y costes indirectos, con un incremento de la eficiencia y una reducción del impacto medioambiental. Esto estimula la innovación y la optimización de los procesos con un coste que se limita al uso de la tecnología (solución SaaS). Al tratarse de un gestor de procesos, nos permite hacer un seguimiento tanto global como individual de todos ellos, abarcando a todos los departamentos implicados para hacer un seguimiento de las ventas, las tareas y los objetivos.

iDocCar incluye usuarios ilimitados y es compatible con los principales gestores documentales del mercado, a fin de que todos los equipos tengan acceso a la nube, con conexión desde cualquier dispositivo. Mediante la definición previa de las etapas del proceso, exige a todos los perfiles involucrados el cumplimiento de sus condiciones de manera íntegra. Además, esta herramienta de organización integra la información entre departamentos y permite el acceso online a los documentos de todas las personas con responsabilidad en la toma de decisiones, reduciendo al máximo los tiempos de búsqueda y eliminando pérdidas documentales.

 

Como podemos ver, en la gestión por procesos nos centramos en la alineación de la gestión de procesos con la estrategia empresarial. Si queremos conseguir la mejora continua de la organización a través de procesos de negocio alineados con la estrategia definida en plena era de la digitalización del sector de la automoción, hemos de utilizar las herramientas digitales adecuadas.